Salte directo a la búsqueda Salte directo al listado de A-Z Salte directo a la navegación Salte directo al contenido Salte directo a las opciones de la página
Página principal

ToxFAQs™ - Mercurio (azogue) metálico (Metallic Mercury)

Mercurio (azogue) metálico (Metallic Mercury)


CAS#: 7439-97-6

marzo 2001


La Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades (ATSDR, por sus siglas en inglés) trabaja para prevenir o atenuar los efectos adversos sobre la salud humana y la calidad de vida disminuida que resultan de la exposición a sustancias peligrosas en el medio ambiente. La Ley de Enmiendas al Superfondo y Reautorización (Superfund Amendments and Reauthorization Act o SARA, por sus siglas en inglés) de 1986 provee la autorización. Con este fin, la ATSDR proporciona ayuda de expertos a funcionarios federales, estatales y municipales. A solicitud, la ATSDR también proporciona información referente a peligros de sustancias químicas a médicos de atención primaria y a ciudadanos individuales.


Importante: El mercurio es un elemento que ocurre en la naturaleza. La forma más simple del mercurio es el mercurio metálico (mercurio líquido). Se usa en un número de productos vendidos comercialmente, así como en algunos dispositivos médicos y procesos industriales. Aunque el cuerpo humano no absorbe esta forma del mercurio fácilmente por el tacto o a través del tracto digestivo, el mismo sí se vaporiza a la temperatura ambiente y la inhalación de estos vapores puede ser perjudicial para su salud. Si se derrama dentro del hogar, el mercurio metálico puede representar un peligro para usted y su familia si no se limpia y se retira correctamente.


¿Qué es el mercurio?

El mercurio es un metal que ocurre en la naturaleza. Es el único metal en la tierra que es líquido a temperatura ambiente. El mercurio metálico es la forma pura de mercurio. Se caracteriza por ser un líquido brillante, de color plata-blanco, inodoro, mucho más pesado que el agua. El mercurio metálico se utiliza en termómetros, barómetros, esfigmomanómetros (instrumentos empleados para medir la presión arterial), termostatos de pared para la calefacción y el aire acondicionado, bombillas y tubos fluorescentes, algunas baterías, interruptores de luz eléctrica, algunos reguladores de contadores de gas usados en interiores (en las casas construidas antes de los años 60), como también con diversos propósitos. También se utiliza en algunas prácticas etno-religiosas y culturales, y es la forma de mercurio que se utiliza comúnmente en los laboratorios de química de las escuelas secundarias media y superior. El mercurio metálico es la forma de mercurio que muchos adultos recuerdan haber frotado en monedas para sacarles brillo cuando eran niños; y es debido a esta práctica que muchas personas no se dan cuenta del peligro verdadero de estar expuesto al mercurio metálico. Es en verdad un "lobo disfrazado de oveja".

Regrese al comienzo de la página


¿Cómo puede ocurrir la exposición al mercurio?

La gente puede quedar expuesta al mercurio metálico cuando se quiebran termómetros de cristal u otros dispositivos que contienen mercurio, o cuando el mercurio se trae al hogar (a menudo por niños) desde escuelas, sitios industriales abandonados u otros sitios donde pueda estar almacenado. Si no se limpia rápida y correctamente y se desecha, se puede esparcir al caminar (arrastrándolo), al barrer, o al pasar la aspiradora, lo cual representa una amenaza potencial para la salud. Arrastrarlo por la casa o dentro de automóviles o autobuses escolares ha esparcido la contaminación del mercurio en muchos casos en el pasado.

Aunque el riesgo para la salud no es grande a la hora de un derramamiento, el mismo aumentará en un cierto plazo de tiempo si no se retira correctamente el mercurio. El mercurio se evapora lentamente a las temperaturas del aire que se observan en hogares. Los vapores del mercurio son más pesados que el aire y tienden a permanecer cerca del piso o de la fuente del mercurio, pero pueden entrar en el sistema de ventilación y propagarse a todo el hogar. Al aire libre, los vapores del mercurio tienden a salir rápidamente, pero dentro del hogar (particularmente con las ventanas cerradas), los vapores de mercurio se acumularán en el aire. Las personas pueden absorber el mercurio metálico en sus cuerpos cuando respiran los vapores. Debido a la cantidad de tiempo que las personas pasan en sus hogares, este medio de exposición al mercurio puede ser una preocupación, especialmente en el caso de niños pequeños y mujeres embarazadas.

Regrese al comienzo de la página


¿Cómo puede penetrar en mi cuerpo el mercurio metálico?

El cuerpo absorbe el mercurio metálico sobre todo al respirar los vapores suspendidos en el aire. El mercurio metálico no puede pasar a través de la piel intacta muy bien, de manera que el contacto de las gotas es menos problema que respirar los vapores. Si usted traga el mercurio metálico (lo cual no se recomienda ciertamente), el mismo pasa a través de su cuerpo casi totalmente sin ser absorbido. Por lo tanto, en casi todas las circunstancias, la inhalación de los vapores de mercurio suspendidos en el aire es la única fuente verdadera de entrada del mercurio metálico en el cuerpo humano.

Regrese al comienzo de la página


¿Cómo puede perjudicar mi salud el mercurio metálico?

El sistema nervioso es sensible al mercurio metálico. La exposición a niveles muy altos del vapor de mercurio metálico puede causar daños en el cerebro, en los riñones y en los pulmones, y puede perjudicar seriamente un feto en desarrollo. La exposición a concentraciones de vapor de mercurio lo suficientemente altas como para producir tales efectos serios, puede causar también tos, dolores en el pecho, náusea, vómito, diarrea, aumentos en la presión arterial o en el ritmo cardíaco, erupciones de piel e irritación de los ojos. La exposición a niveles más bajos de mercurio en el aire, por períodos del tiempo prolongados, produciría efectos más sutiles, tales como irritabilidad, disturbios del sueño, timidez excesiva, temblores, problemas de coordinación, cambios en la visión o audición, y problemas de memoria. La mayoría de los efectos del mercurio que resultan de la exposición prolongada a niveles bajos, son reversibles una vez que termine la exposición y el mercurio haya salido de su cuerpo

Regrese al comienzo de la página


¿Cómo puede el mercurio perjudicar a los niños?

Los niños de muy corta edad son más sensibles a los efectos del mercurio que los adultos. Los niños 5 años de edad y de menos edad se consideran particularmente sensibles a los efectos del mercurio en el sistema nervioso, ya que su sistema nervioso central todavía está en desarrollo.

Algunos niños expuestos a altos niveles de vapor de mercurio contraen una afección reversible conocida como acrodinia. En tales casos, las palmas de las manos y plantas de los pies a menudo se tornan enrojecidas y tiernas, antes de comenzar a pelarse. Los niños con acrodinia también pueden mostrar cambios de humor, aumento en irritabilidad, dificultad al dormir y dolores musculares o de las coyunturas. Los niveles de exposición que son lo suficientemente altos como para causar acrodinia, también pueden causar tos o dolor en el área del pecho. Por lo general, la acrodinia está generalmente asociada, aunque no siempre, a concentraciones de mercurio en la orina de 100 microgramos (o más) de mercurio por litro de orina

Cuando las mujeres embarazadas están expuestas al mercurio, éste puede pasar del cuerpo de la madre al feto en desarrollo. También puede ser pasado a un infante lactante a través de la leche materna. Sin embargo, ya que el amamantamiento tiene beneficios saludables significativos, se debe consultar a un médico antes de parar el amamantamiento de un niño cuya madre pudo haber quedado expuesta al mercurio.

Regrese al comienzo de la página


¿Hay algún examen médico que demuestre que he estado expuesto al mercurio?

Existen pruebas para medir los niveles de mercurio en el cuerpo. Se utilizan muestras de sangre o de orina para analizar la exposición al mercurio metálico. Una vez que se interrumpe la exposición,el nivel de mercurio en la sangre cae rápidamente, así que los análisis de sangre son útiles solamente para exposiciones continuas o muy recientes. Los niveles de mercurio en la sangre en la población general de EE. UU. son por lo general menos de 5 microgramos de mercurio por litro de sangre total, pero los niveles de mercurio en la sangre no se consideran un buen pronosticador de efectos tóxicos.

Dado que el mercurio metálico que se absorbe en el cuerpo se excreta casi exclusivamente en la orina, las muestras de orina proporcionan el mejor indicador de exposición a esta forma de mercurio. Las muestras de orina se pueden recoger a lo largo de un período de 24 horas, o se pueden tomar una vez (preferiblemente tan pronto como se despierte por la mañana) y ajustarse en relación a una sustancia llamada creatinina, la cual ocurre naturalmente en la orina. Las concentraciones de mercurio en la orina sobre 10 microgramos por litro podrían indicar que una persona habría estado expuesta a niveles de mercurio más altos que la población media. Sin embargo, esto no implica necesariamente que se observarán efectos sobre la salud.

Regrese al comienzo de la página


¿Qué debo hacer si rompo un termómetro o encuentro el mercurio derramado en mi hogar?

Hay un número de métodos que usted puede utilizar para encargarse de un termómetro quebrado o si usted descubre mercurio metálico en su hogar. En general, el proceso consiste en retirar el mercurio líquido tanto como usted pueda y entonces intentar retirar cualquier vapor.

En ningún caso se debe usar una escoba o pasar la aspiradora para retirar el mercurio líquido.

El siguiente extracto proviene de la Alerta nacional Conjunta de la ATSDR y EPA acerca de patrones continuados de exposición a mercurio (azogue) metálico. El mismo analiza cómo retirar el mercurio.

Primero, saque a los niños del área del derramamiento. Limpie las gotas de mercurio metálico cuidadosamente rodándolas sobre una hoja del papel o aspirándolas con un cuentagotas. Después de recoger el mercurio metálico, póngalo en una bolsa plástica o envase hermético. El papel o el cuentagotas también deben ser embolsados y desechados correctamente de acuerdo con las instrucciones proporcionadas por los funcionarios ambientales o su departamento local de salud. Intente ventilar el cuarto hacia fuera y aíslelo del resto del hogar. Utilice abanicos para acelerar la ventilación. Si encuentra cantidades más grandes de mercurio metálico (por ejemplo, un tarro), cerciórese de que el mercurio metálico esté en un envase herméticamente cerrado y llame a su departamento local de salud para recibir instrucciones sobre cómo deshacerse con seguridad del mismo.

Si se derrama una cantidad más grande, abandone el área y llame a su departamento de salud local y a los bomberos. No lo arroje lejos; por el contrario, busque consejo profesional.

Existen muchos recursos que describen cómo hacer la limpieza, incluso quizás su departamento de salud local, las autoridades de salud ambiental o el centro de control de envenenamientos. Algunas comunidades tienen botiquines con instrucciones disponibles en tiendas al por menor; generalmente ferreterías o almacenes caseros. Las instrucciones detalladas están disponibles en varios sitos de la Internet. Un recurso que usted podría intentar es "Cuidado médico sin daño" (Health Care Without Harm):

Health Care Without Harm
Center for Health, Environment and Justice
P.O. Box 6806
Falls Church, VA 22040
Teléfono: 1-703-237-2249
Correo Electrónico: noharm@iatp.org
Internet: http://www.noharm.org/mercury/issue [En inglés.]

Regrese al comienzo de la página


¿Dónde puedo obtener más información?

Para más información, contacte a la

Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades
División de Toxicología y Medicina Ambiental
1600 Clifton Road NE, Mailstop F-62
Atlanta, GA 30333
Teléfono: 1-800-232-4636
Facsímil: 770-488-4178.

La dirección de la ATSDR vía WWW es

http://www.atsdr.cdc.gov/es/ ATSDR en Español.

La ATSDR puede informarle dónde encontrar clínicas de salud ocupacional y ambiental. Los especialistas de las mismas pueden reconocer, evaluar y tratar enfermedades causadas por la exposición a sustancias peligrosas. Usted tambián puede contactar su departamento municipal o estatal de salud o de calidad ambiental si tiene más preguntas o inquietudes.

Ícono de enlaces externosLos enlaces a organizaciones no federales se ofrecen solamente como un servicio a nuestros usuarios. Estos enlaces no constituyen un respaldo de los CDC ni del gobierno federal a estas organizaciones o a sus programas, ni debe inferirse respaldo alguno. Los CDC no se hacen responsables por el contenido de las páginas web de organizaciones individuales que pueda encontrar en estos enlaces.

Contáctenos:
  • Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades
    1600 Clifton Rd
    Atlanta, GA 30333
  • 800-CDC-INFO
    (800-232-4636)
    TTY: (888) 232-6348
  • Nuevo horario de operación:
    Lunes a viernes, de 8 a.m.- 8 p.m. hora del Este
    No hay servicio los días festivos
  • Comuníquese con CDC-INFO
Agencia para Sustancias Tóxicas y el Registro de Enfermedades , 4770 Buford Hwy NE, Atlanta, GA 30341
Contact CDC: 800-232-4636 / TTY: 888-232-6348
Nuevo horario: Lunes-viernes, 8 a.m.- 8 p.m. EST. No hay servicio los días festivos - Comuníquese con CDC-INFO
GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los EE.UU. en español Departamento de Salud y Servicios Humanos

Índice A-Z

  1. A
  2. B
  3. C
  4. D
  5. E
  6. F
  7. G
  8. H
  9. I
  10. J
  11. K
  12. L
  13. M
  14. N
  15. O
  16. P
  17. Q
  18. R
  19. S
  20. T
  21. U
  22. V
  23. W
  24. X
  25. Y
  26. Z
  27. #