Sección 2: Vea cómo lo han hecho otros estados

Unos pocos estados (Connecticut, Nueva Jersey y Nueva York) ya han creado programas que ayudan a asegurar que los establecimientos de atención y educación de la primera infancia (AEPI) estén ubicados de manera segura, con el fin de prevenir exposiciones ambientales. Infórmese más sobre ellos y revise algunos de sus materiales, que puede adaptar para su programa.

Idea_01

Tip: Consejo: Para obtener información más completa sobre este material, vea los capítulos 5 y 6 del Manual de orientación sobre cómo escoger lugares seguros para la atención y educación de la primera infancia.

¿Ve algún recurso que le parezca útil? Solo marque la casilla para agregarlo a su lista de verificación personalizada.

Su navegador tiene la función "almacenamiento local" desactivada. Para crear una lista de verificación personalizada con esta herramienta, active la función "almacenamiento local" en su navegador.

Infórmese sobre programas a nivel estatal

Puntos importantes

  • En Connecticut, el Programa de Evaluación para Detectar Riesgos Ambientales en los Establecimientos de Cuidado de Niños (SAFER) se enfoca en los centros de cuidado de niños y en las casas donde se ofrecen servicios de guardería en grupo, en lugar de las casas familiares donde se cuidan niños (porque es menos probable que en las casas privadas se hayan desarrollado actividades industriales).
  • Connecticut adoptó un modelo no regulador porque los empleados estatales consideraron que era más rápido y menos caro, y que era más probable que tuviera el apoyo de los proveedores de cuidado de niños.
  • El Programa SAFER no sobrecarga a los licenciadores porque ha sido diseñado en torno a las actividades de inspección que ya desempeñan.

Puntos importantes

  • Nueva Jersey tiene un modelo regulador; quienes soliciten una licencia para operar centros de cuidado de niños deben presentar certificación o documentación escrita de las inspecciones o pruebas ambientales necesarias.
  • Las reglamentaciones estatales de Nueva Jersey para otorgar licencias exigen que los centros de cuidado infantil nunca estén cerca de áreas que la Oficina de Otorgamiento de Licencias considere peligrosas para la salud y seguridad físicas de los niños.
  • Nueva Jersey creó el programa después del incidente de Kiddie Kollege en el 2006, cuando los inspectores encontraron niveles altos de mercurio en un centro de cuidado de niños en Franklin, porque estaba ubicado en un edificio que anteriormente había sido una fábrica de termómetros.

Puntos importantes

  • Nueva York tiene un modelo regulador; quienes soliciten una licencia para operar centros de cuidado de niños deben presentar certificación o documentación escrita de las inspecciones o pruebas ambientales necesarias.
  • Las reglamentaciones para otorgar licencias en Nueva York exigen que los programas de AEPI certifiquen que la edificación y los alrededores están libres de peligros ambientales.
  • Las reglamentaciones también requieren la realización de inspecciones y pruebas si el uso anterior o actual de la edificación podría presentar peligros ambientales.
  • Nueva York creó el programa después del incidente ampliamente difundido del centro de cuidado de niños Tutor Time en el 2002, cuando los padres se enteraron de que esa guardería estaba al lado de un sitio contaminado Superfund.

Revise los materiales de muestra

En Connecticut se elaboró este formulario para guiar a los inspectores sobre cómo identificar problemas, por ejemplo:

  • Terrenos o edificaciones que podrían tener residuos de sustancias químicas peligrosas o que fueron usados para fines industriales.
  • Empresas que usen sustancias químicas peligrosas que estén ubicadas en el mismo complejo de edificios que el programa de AEPI.

En Connecticut, quienes solicitan una licencia para operar un centro de cuidado de niños completan este formulario. En el formulario se pide información sobre lo siguiente:

  • Los propietarios anteriores y el uso previo del terreno y las edificaciones en las que se va a ubicar el centro de cuidado de niños.
  • Cualquier informe de evaluación ambiental del sitio que se haya realizado.
  • Observaciones sobre las instalaciones que podrían indicar la presencia o el uso previo de materiales peligrosos.

En la mayoría de los estados, los análisis básicos del agua de pozo que exigen las reglamentaciones para otorgar licencias a los establecimientos de cuidado de niños pueden no cubrir todos los contaminantes dañinos que podrían presentar riesgos para los niños. Con el fin de ayudar a garantizar que los programas de AEPI en los que hay agua de pozo tengan agua segura, Connecticut elaboró esta carta que hace lo siguiente:

  • Educa a los operadores de establecimientos de cuidado de niños sobre los riesgos del agua de pozo.
  • Los insta a hacer análisis del agua de pozo para detectar una amplia gama de contaminantes.

Este documento de Nueva York ofrece una descripción general de los posibles peligros en centros de AEPI. Incluye:

  • Información sobre fuentes comunes y vías de exposición.
  • Una tabla que resume los peligros ambientales por grupo, contaminante y agencias pertinentes para contactar.

Nota: Este sitio web no guardará sus selecciones; una vez que cierre el navegador, su información podría borrarse. Ninguna parte de su información se envía a la ATSDR ni a terceros.

* Enlaces a información en inglés.

Esta página fue revisada el: 18 de octubre de 2018